· 

!HECHO ESTÁ! NO HAY MÁS QUE HACER SÓLO DISFRUTAR

“y el que estaba sentado en el trono dijo: he aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y ME DIJO: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. Y me dijo: Hecho está…” (Apocalipsis 21:5,6), veamos como llegamos a este “Hecho está” que es del griego Gégonan que signicia "Totalmente Cumplido" ¿Qué? Todo el libro de Apocalipsis. 

 

 “Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?  Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Mateo 24:3,4. Ninguno de estos tres eventos se salieron del primer siglo y nadie puede negar que se cumplieron en otra generación que no sea la del primer siglo: 1)-La destrucción del templo donde no quedaría piedra sobre piedra, 2)-La señal de la venida de Cristo, 3)-El fin del siglo

 

Cuando uno lee la narración de Mateo 24, Marcos 13, y Lucas 21 de los vaticinios del sermón del monte a los discípulos sobre el pueblo judío, el templo y Jerusalén, se da cuenta que la señal del Hijo del Hombre para el lamento de todas las tribus de la tierra de Judea, no era una señal de periferia, sino centralizada dónde el Señor Jesús enmarcó todos esos escenarios dentro y para una sola y única generación, De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca Mateo 24:34, ¿Cuál generación? La que viene Jesús hablando desde capítulo anterior “Ay de vosotros, escribas y fariseos, … sois hijos de aquellos que mataron a los profetas, … ¡Vosotros también llenad la medida de vuestros padres!, …. ¡Serpiente, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?, …. De cierto os digo que todo esto vendrá sobre esta generación, (Mateo 23:29,31,32,33).

 

Antes que terminará el primer siglo de Jesús, de las iglesias del N/T y de los apóstoles escritores de la escatología acerca de la señal del Hijo del Hombre, la destrucción del templo judío, la señal de la venida de Cristo que el rodear de las legiones romanas a Jerusalén para su destrucción, y el fin del siglo que no fue el fin del planeta sino el fin del sistema del judaísmo, se cumplió antes que pasara aquella generación de los que vivieron en el primer siglo

 

¿Qué dice la historia? El historiador judío Flavio Josefo quién naciera a los 4 años después que murió Jesús en la cruz, vio y presenció en los días de su vida, la caída del templo y la destrucción de Jerusalén con todo el sistema judaico. Entonces, la señal del Hijo del Hombre viniendo en las nubes como símbolo de juicio a la nación de Israel y la caída del judaísmo, estaba centralizada en el templo y Jerusalén que se dio en el año 70 d.C.

 

En Hebreos 9:26,28 leemos que cuando corría el año 67 d.C., el autor de hebreos escribiendo para los creyentes hebreos del primer siglo, les dice que en la consumación de los siglos de la ley, Cristo se presentó en el cielo mismo, V:24 por el sacrificio de sí mismo y quitó de en medio el pecado que era la barrera espiritual de separación entre Dios y el hombre bajo la ley a fin de que se diera la unidad eterna entre Dios y el hombre donde en espíritu son uno mismo en esencia y/o naturaleza para ser como dice 1 Corintios 15:28 el Dios que es todo y en todos.

 

Pero en el mismo año 67 d.C. de los sucesos que narra la carta, también les dice que así como Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos que fueron todos los que en Adán pecaron y murieron la muerte bíblica, aparecería por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperaban en el primer siglo. Los únicos que esperaban esta salvación eran todos los creyentes del nuevo testamento, porque este pasaje hizo referencia al oficio sumo sacerdotal de Cristo que debía presentar en el cielo mismo para presentar su ofrenda ante el Padre, satisfacer la justicia, y luego testificar a la conciencia del creyente del primer siglo que sus pecados estaban totalmente perdonados y por ende eran salvos de la ira de Dios para siempre. Hebreos 9:28 es el único pasaje que menciona la frase “Vendrá por segunda vez”, que jamás significa la “segunda venida física de Cristo”, sino la confirmación del oficio sumo sacerdotal de él ante Dios en el cielo mismo (Hebreos 9:24-28).

 

¿Qué se espera en el primer siglo? Se esperaba específicamente varias cosas vaticinadas

A. Se esperaba la caída o el no quedara piedra sobre piedra del templo judío como lo vaticinó Jesús en Mateo 24:3

B. Se esperaba a los ejércitos del primer siglo que rodearan o sitiaran a Jerusalén y la destruyeran como lo escribió Lucas 21:20

C. Se esperaba que al vigilar constantemente la señal del Hijo del Hombre que era la señal de las legiones romanas viniendo sobre Jerusalén, todos los creyentes del primer siglo huyeran a los montes de Judea para que fueran dignos al filo de la espada romana que vendría y de estar en pie delante del Hijo del Hombre como lo dice Lucas 21:21,36

D. Se esperaba que cuando estas cosas comenzaran a suceder, todos los creyentes que fueran vírgenes sensatas, levantaran sus cabezas, porque su redención estaba cerca, ¿Cuál redención si Cristo ya los había redimido en la cruz en el año 331/2 de la maldición de la ley (Gálatas 3:13)? Era la redención de 1 Tesalonicenses 1:10 donde Pablo esperaba juntamente con los tesalonicenses que Jesús los librara de la ira venidera, pues, Dios no había puesto a los fieles creyentes para esa ira, sino para alcanzar salvación que es la misma salvación que se habló en Hebreos 9:28

E. Se esperaba estar siempre con el Señor, ya que los muertos en Cristo que murieron después de la resurrección de Cristo fueran reunidos en uno solo a la muerte de los que estuvieran vivos para recibirlo como dice 1 Tesalonicenses 4:17      

F. Se esperaba que Dios le diera la debida retribución a los que en el primer siglo no conocieron a Dios, ni obedecieron al evangelio, cuando viniera en aquel día para ser glorificado en todos los que creyeron como dice 2 Tesalonicenses 1:7-11   

G. Se esperaba que en el día del Señor que era el día del juicio sobre la infiel nación de Israel del primer siglo, el Señor viniera como ladrón en la noche a través de su instrumento destructor las legiones romanas, todos los elementos del judaísmo fueran quemados y desechos, pero los creyentes fieles esperaban los  cielos nuevos y tierra nueva de la justicia de Dios como dice 2 Pedro 3:10-13

H. Se esperaba que todos los que traspasaron a Jesús y todos los linajes judíos de la tierra de Judea hicieran lamentación por él como dice Apocalipsis 1:7

I. Se esperaba que toda la revelación de Jesucristo a Juan en el libro de Apocalipsis se cumpliera antes que pasara aquella generación de los del primer siglo, todas las cosas que deberían de suceder pronto, por eso se les amonesta a las 7 iglesias del Asia menor a quién se les dieron 7 Apocalipsis o rollos para que sus ángeles o mensajeros de cada localidad del Asia menor las escucharan en su ciudad; porque el tiempo estaba cerca como dice Apocalipsis 1:1,3 pues cerca no es una extensión de siglos al siglo XXI, cerca comporta la idea de inmanencia y no de trascendencia

J. Se esperaba que Juan no sellara las palabras de la profecía del Apocalipsis paras las 7 iglesias del Asia menor, porque el tiempo estaba cerca, en Daniel 12:4 se le manda al profeta a cerrar las palabras y sellar el libro de Daniel hasta el tiempo de fin, porque en los días de Daniel no era el fin de lo que allí se profetizaba, pero en Apocalipsis si se le manda a Juan a no sellar porque el tiempo estaba cerca, por eso, leemos en Apocalipsis 22:12 que se les dice a las 7 iglesias “He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra, y en 1 Corintios 3:13 Pablo le dice a los creyentes en Corinto que la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cual sea, el fuego la probara, y este es el fuego físico símbolo de juicio de Dios que vino en el año 70 d.C. y ese fuego como lo había profetizado Juan el bautista en Mateo 3:11-12 que Dios como el aventador en su mano limpiaría su era; y recogería su trigo en el granero, y quemaría la paja en el fuego que nunca se apagaría, y la expresión “fuego que nunca se apagaría” indica que es eterno mientras el sujeto dure quemándose, una vez que sé que deja de ser eterno, porque la función del fuego cesaría por falta de sujeto o elemento que quemar 

 

Todas estas cosas se cumplirían como se cumplieron efectivamente sin falla alguna, en el año 70 d.C. en la caída del templo, el fin del siglo del judaísmo y la destrucción del templo, a todo esto en juicio se le llamó la segunda venida de Cristo, cumplida en el primer siglo.

 

Cuando las 7 iglesias terminaron de leer y de oír el libro de la profecía de Apocalipsis, todas al unísono, observa lo que exclamaron en Apocalipsis 22:20 cerrándose el libro por cumplimiento, “El que da testimonio de estas cosas dice; Ciertamente vengo en breve. Amén, sí, ven Señor Jesús”, y les vino a todos aquellos que en el primer siglo esperaban la salvación de Hebreos 9:28.

 

Por eso, Juan en Apocalipsis 21:1 ve un cielo nuevo y una tierra nueva ¿Por qué? Porque ver algo nuevo en la biblia es símbolo e idea de que las cosas primeras o anteriores ya han pasado.

Mientras algo viejo se mantenga en pie, nada nuevo se puede ver, revelar, explicar, o conocer, ¿Qué se puede explicar del cielo nuevo y la tierra nueva? Qué después de que Juan escribió en Apocalipsis 21:6 HECHO ESTÁ, es porque lo anterior fue desecho y todo quedó totalmente ejecutado.

 

Un cielo nuevo nos gobierna a partir del año 70 d.C. ¿Qué es? Es la nueva dirección espiritual de la Plenitud bajo el poder del amor incondicional para el hombre después del primer siglo y para el hombre del siglo XXI, ¿Por qué antes esto no se vio ni se predicó? Porque cosas que ojo no vio eran las que Dios tenía para que el ojo de tu entendimiento las viera explicadas en este tiempo de cielo nuevo

 

Todo el que sigue en esperanza de que Dios le venga, de que el reino le llegue, de que el planeta se hunda y funda, es porque se desconoce la nueva dirección espiritual de Dios. Por eso, nos encontramos en las “viejas nuevas de Dios”. Todo el nuevo testamento está cumplido. Es testamento viejo porque allí todo lo dicho, predicho, profetizado y vaticinado ya se cumplió a fin de entrar en lo que dijo Juan HECHO ESTÁ

 

Hecho está que el templo judío, la ciudad judía y el sistema religioso del judaísmo cesaron. Dios ya no tiene nada que ver con los judíos; porque él es el Dios que es todo y en todos (1 Corintios 15:28). Dios después del 70 d.C. no tiene preferencias con unos dejando a otros fuera de sí mismo.

 

Hecho está que nos encontramos en el mejor de los momentos. Hecho está estamos en plenitud donde no estamos en esperanzas, ni en promesas, ni en pactos, sino en el movimiento del poder de poderes que es el movimiento eterno del amor sin condiciones

Hecho está Dios es todo. Hecho está Dios es en todos, por eso, no es tiempo de evangelizar lo que Dios ya reconcilio consigo mismo, lo que ya cumplió a cabalidad. Es tiempo de concientizar al mundo entero. Es tiempo de manifestar el atributo del siglo XXI de Dios que es Su Amor amante, su amor manifestante, su amor abarcante, su amor interesante, su amor sin condiciones, dónde todos los seres humanos somos ya el vínculo perfecto del amor y de la paz.

 

Concientiza con este mensaje de luz en tu ciudad y nación. Invítame a tu nación a seminario de cumplimientos y juntos despertemos al mundo entero a fin de que este mundo por fin pueda aprender a reinar en vida y a reinar en libertad. HECHO ESTA.          

 

Apocalipsis 21:6 “Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son infieles y verdaderas. Y me dijo Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida”

 

En Apocalipsis 21:1 Juan vio, en el V:3 oyó, pero en el V:5 escribió, ¿En dónde terminó Juan lo que vio y oyó? Lo terminó escribiendo y lo concluyó con la expresión HECHO ESTÁ. Cuando algo está hecho o realizado, aquello está completo, consumado, pleno y totalizado para ser disfrutado.

 

La expresión HECHO ESTÁ es del griego GÉGONAN y significa “Algo que ha sido completamente ejecutado”. Hecho Está indica que Dios trajo a la existencia algo nuevo en calidad y quedó atrás lo inferior, por eso Apocalipsis 21:5 dice “…porque las primeras cosas pasaron…”, esto era lo que estaba profetizado desde Isaías 65:17 al crear algo nuevo de lo primero ya no quedaría más memoria ni pensamiento.

En Hecho Está no hay más memoria ni pensamiento de aquella Jerusalén del año 70 d.C. por eso en el Hecho Está Juan pudo ver en Apocalipsis 21:2 descender del cielo (Dios mismo) a la Nueva Jerusalén la eterna. En Hecho Está no hay más memoria ni pensamiento del templo judío que fue destruido por Tito en el año 70 d.C. ya que entró en Apocalipsis 21:3 el tabernáculo de Dios con los hombres como Su Dios.

 

En Hecho Está no hay más memoria ni pensamiento de la muerte bíblica, lágrimas, llanto, clamor ni dolor porque éstos fueron sinónimos de infelicidad, debilidad y opresión espiritual. En Hecho Está nada tenemos que ver con las primeras cosas, porque todas sin excepción alguna pasaron. Todo fue eliminado para ubicarnos en el nuevo orden, gobierno y dirección espiritual que Juan llamó “Cielo nuevo y tierra nueva”. ¿Qué significa esto? Que nos encontramos en la era de la plenitud de Dios. Todo el drama de la historicidad de la humanidad pasó. Nos encontramos en el nuevo orden eterno de Dios.

 

El Hecho Está es la Omega del Alfa. Es el fin del principio. Es el hombre maduro del niño en Cristo. Es lo perfecto de lo parcial. Es la seguridad de la esperanza. La expresión Alfa y Omega es soberanía de Dios e indica aquello que entre Alfa y Omega se profetizó y llegó a su término feliz. Todo está cabalmente cumplido en la presencia de Dios

 

Dentro de tu entendimiento, todo es totalmente cumplido. Tienes en tu espíritu al Dios total. Al Dios de plenitud. Al Dios pleno que es todo y en todos (1 Corintios 15:28). Tu entendimiento posee la memoria espiritual de la plenitud de Dios, ¿Qué estás haciendo en la tierra? Simplemente desarrollándola, conociéndola, entendiéndola para disfrutarla sin vacíos espirituales ni doctrinales.

Tú espíritu donde está la presencia y la total plenitud de Dios está sin vacíos y sin lagunas. Ya no hay más drama. No hay más opresión espiritual. No hay muerte. Tú vas completico. No te dejes montar encima de tu espíritu ningún proceso para alcanzar nada espiritual. Estás bendecido con toda plenitud espiritual.

 

El DIOS que llevas dentro está completo. No está realizando nada. Ya hizo. Ya cumplió. No tienes que hacer nada, sólo disfrutar. No hay más que sufrir. No hay más que esperar. No hay más que interceder. No hay más que anhelar. No más guerras espirituales absurdas. Ya tienes al DIOS que es todo. Está con El en el estado eterno.

 

Dentro de tu espíritu, dimensión Dios, por todas las paredes internas llevas letreros que dicen: Cumplido. Consumado. Totalizado. Hecho Está. Plenitud. Eternidad. Dentro de ti no hay un Dios parcial. No te tiene en la sala de espera de nada. No estás en tormento. No estás en arras del Espíritu de ninguna promesa. No tienes cuota inicial. Te tiene en propiedad de plenitud, ¿Por qué? Porque el HIJO ya sujetó todas las cosas al PADRE y él mismo se sujetó al PADRE para (propósito) ser el DIOS que es todo y en todos (1 Corintios 15:28). No hay nada suelto dentro de tu espíritu. Todo está cumplido. Vas lleno. Estás totalizado, por eso, e encuentras en el mejor de los momentos históricos de Dios.

 

Estamos más allá de las promesas de la época de Adán y de Abraham. Estamos más allá de la ley de la época de Moisés. Estamos más allá de la gracia de la época de Pablo. Estamos más allá de los pactos. Estamos en la era del amor sin pacto y sin condiciones delante de Dios.

 

El libro de Apocalipsis fue escrito a las 7 iglesias del Asia menor bajo pruebas de gran persecución romana, ¿Cómo estaba la gente del primer siglo antes que llegará el Hecho Está? Todos venían caminando bajo la era de lo parcial “en parte conocemos y en parte profetizamos” (1 Corintios 13:9,8) pero las profecías y la ciencia acabará…cuando venga lo perfecto, V:10.

 

La era de lo parcial era la misma era de las esperanzas y la misma era de las arras del Espíritu santo de la promesa (1 Pedro 1:3)(Efesios 1:13,14). Todos ellos venían bajo la era del HASTA. Por ejemplo: Leemos en Lucas 24:49 “Yo enviaré la promesa HASTA que seáis investido de poder de lo alto”, HASTA es un preposición de límite de tiempo, de límite de lugar y de límite de objetivo.

 

El HASTA es una promesa, es una espera, es un proceso, es un espacio y tiempo que demanda paciencia para lograr un objetivo. El HASTA exigía el cumplimiento de la meta. Los apóstoles y creyentes todos del primer siglo caminaron bajo la era del HASTA para lograr el HECHO ESTÁ, ¿Cuándo dijeron HECHO ESTÁ? Cuando se logró el estado eterno, cuando se vio ese cielo nuevo que esperaron en su generación (1 Pedro 3:13).

 

Leemos en Efesios 4:13 otro HASTA, Pablo dijo “Hasta que todos lleguemos…a la unidad de la fe…al conocimiento del Hijo de Dios…al varón perfecto”. Todos ellos caminaron HASTA que viniera lo perfecto y entrará en plenitud el HECHO ESTÁ.

 

Los del primer siglo caminaron de lo parcial a lo completo; de lo imperfecto a lo perfecto; del espejo al cara a cara; del proceso al objetivo, y de hasta al hecho está. El HASTA es un recorrido. El HECHO ESTÁ es una meta, ¿Qué estaban haciendo los creyentes en Hebreos 12:1,2? Estaban corriendo (Hasta) con paciencia la carrera que tenían en Dios por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, ¿Qué significa eso? Que si todos estaban corriendo es porque no habían llegado a la plenitud. Que si todos estaban corriendo se encontraban dentro de un proceso hasta culminar y llegar a la mete y vivir el objetivo. Si lo hacían con paciencia es porque estaban en esperanza. Si tenían una carrera es porque delante de ellos había un destino dónde llegar. Si algo estaba por delante de ellos, entonces su fe no era ni estaba consumada. Poner los ojos en Jesús es ponerlos en una meta o destino alcanzable. Pero en el año 70 d.C. cuando todas las profecías del nuevo testamento se cumplieron, llegaron del HASTA al HECHO ESTÁ y reposaron definitivamente.

 

Cuando Israel salió de la esclavitud de los egipcios arrancó en ellos el HASTA para lograr el HECHO ESTÁ que se cumpliría en el reposo de la tierra prometida en Canaán el destino y el objetivo. Ellos fueron peregrinos. Exactamente es “peregrino” el que está recorriendo un trazado del HASTA al HECHO ESTÁ.

 

En el HECHO no somos peregrinos. No hay carreras que realizar. No hay proceso. No hay más que correr, ni reprender, ni liberar, ni pelear con nada ni contra nadie. No hay tiempos de esperas. No hay salas de velación. No hay muerte bíblica. No hay dolor. No hay metas a las que se deba llegar. No hay promesas a las que se deba alcanzar. En el HECHO ESTÁ estamos en plenitud, completos y nada absolutamente nada de Dios nos hace falta. Somos señores de todo y hablamos el lenguaje espiritual para espirituales. Esta revelaciones no las entienden los pastores niños, profetas niños, evangelistas niños, maestros niños, ni apóstoles niños de los ministerios de Efesios 4:11 donde bajo la era de lo parcial, se necesitaron para perfeccionar o equiparar a los santos del primer siglo a fin de que como niños no fluctuarán entre la doctrina de la gracia y las doctrinas erráticas del gnosticismo judaica de la generación (Efesios 4:11-14)

 

En el HECHO ESTÁ nuestra Fe ya está consumada; esto significa que damos testimonio de la plenitud espiritual de Dios. Significa que dentro de nuestra Fe todo está consumado a fin de ser disfrutado. ¿Cómo ves actualmente al cristianismo moderno? ¿Al iglesismo? Los ves a todos corriendo la carrera donde los mantiene dentro de la batalla de la fe. En el HECHO ESTÁ no batallamos contra nada. Quien está en reposo no batalla, no tiene una lucha espiritual, tiene un disfrute total.

 

Tú ves al iglesismo corriendo en pos de lograr en un culto, seminario, congreso, evento o avivamiento “algo” espiritual de Dios, de esperar “algo” del cielo, de alcanzar “algo” sobrenatural.

 

Nos encontramos en el HECHO ESTÁ y no corremos, no guerreamos, no buscamos lo que ya en Dios tenemos. En el HECHO ESTÁ no somos ni siervos de Dios, ni hijos de Dios, ni soldados de Jesucristo, somos REYES y REINAS de DIOS (Apocalipsis 5:10) donde la expresión “Y REINAREMOS sobre la tierra” es una prolepsis que es un lenguaje figurado que indica el “Salto hacia adelante en la narración de un hecho real”. Una PROLEPSIS es un término griego que significa anticipación y designa una figura o recurso literario que consiste en anticipar o preanunciar un acontecimiento a fin de dar mayor dramatismo e interés real a la narración. Por ejemplo: Con la Piyama puesta me dispongo a preparar mi rica cena antes de echarme a descansar. En el HECHO ESTÁ estamos reinando sobre la tierra; ya que la naturaleza del reino de Dios no es física sino espiritual. Por Dr. Rey Estrada. Rector: Universidad Preterista 70 d.C