· 

¿QUÉ ES LA ILUMINACIÓN?

La Iluminación es la comprensión de la verdad Divina. La base de la iluminación es el espíritu del entendimiento. Leemos en Daniel 12:8 que cuando Daniel preguntó al varón vestido de lindo, ¿Cuál será el fin de estas cosas? Le dijo: Y yo oí, más o entendí” y en el V:10 le dijo: Los entendidos comprenderán”. Pablo orando por los efesianos en Efesios 1:13,14 pidió que el Padre de gloria les diera espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de su entendimiento. El entendimiento es la plataforma dónde la luz trabaja. ¿A quién llamamos iluminado? A quién despierta su pleno entendimiento. Pablo le dijo a Timoteo en 2 Timoteo 2:7 “Considera lo que te digo y que Dios te de entendimiento en todo.

 

La sabiduría está en nuestro espíritu para que conozcamos iluminación y la revelación viene del Espíritu de Dios al entendimiento para mostrarnos la visión iluminada al quitar el velo. Tenemos la capacidad de entender por sabiduría y tenemos la capacidad ver la luz por medio de la revelación. Necesitamos ojos para ver y entendimientos para comprender.

 

La iluminación nos da visión plena y pleno entendimiento. Tenemos de la iluminación sabiduría para saber y revelación para ver luces de entendimiento. Leemos en Lucas 9:45 “Mas ellos NO ENTENDÍAN estas palabras…” porque les faltaba iluminación. En Lucas 24:45 dice: “Entonces les ABRIÓ (ILUMINÓ) el entendimiento para que comprendiesen las escrituras”. Leemos en 2 Corintios 4:6 “Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo”. ¿Qué es la iluminación? Es la luz del conocimiento de Dios y de Cristo en el entendimiento del hombre y el conocimiento es la luz de la ignorancia y la ignorancia el límite de la libertad. La iluminación produce el resplandor del entendimiento que es un elemento del corazón del hombre. Si la iluminación alumbra al entendimiento éste a su vez tiene en brillo, luz o iluminación a todo el resto del cuadrante del corazón que es: entendimiento, sentimiento, voluntad y conciencia. Quién tiene luz posee un tesoro.

 

La iluminación de Dios es la comprensión de que todo “es” Dios y Cristo, tal cual como en las Escrituras es o debe ser. Cuando somos iluminados nos hacemos uno con dicha luz y jamás estaremos separados de ella, es más en luz vemos la luz y toda separación desaparece. Cuando la luz llega disipa a la ignorancia que es tinieblas. En la luz todo lo negativo y oscuro desaparece. La iluminación es la comprensión de que todo está bien. De que todo es como es y que todo está en total armonía. La iluminación es descubrir que no hay nada más que descubrir a la potencia de luz que tenemos en ese momento. La iluminación es saber que no hay ningún otro Dios ni Cristo al que ir.

 

La iluminación que te habita no es un logro del hombre, el hombre simplemente es el vaso receptor de la toda iluminación. La iluminación es comprender que no hay nada más que alcanzar, porque en dicha luz todo está pleno. En la iluminación Dios nunca ha estado lejos de ti. Cuando tenías dicha lumen de Dios simplemente estabas dentro de un eufemismo, es decir, estabas  dormido, la luz te despertó.

 

La iluminación divina no es un objetivo, porque ya es en tu un hecho está. La iluminación vino a proporcionarte todo lo que necesitabas. En la iluminación que te habita no tienes que albergar esperanzas, ni volver a creer ni a desear. La iluminación  te ha proporcionado plenitud. Sin iluminación la esperanza surge una y otra vez. En la iluminación toda esperanza desaparece, porque ella te afirma o e fundamenta en Dios y Cristo. La iluminación es la desaparición de la esperanza.

 

En la iluminación no hay que nada que cambiar, porque todo es fijo y perdurable. Todo es perfecto. La iluminación es lo más perfecto que existe y no carece de nada. La iluminación no es una teoría es una experiencia divina, es Dios, es Cristo. Por Dr Rey Estrada. Rector de la Universidad Preterista 70 d.C.