· 

ISRAEL LA RAÍZ DEL NUEVO PACTO

¿Quién fue Israel? Israel/Jacob fue el hijo de Abram. De los lomos de Jacob/Israel, Dios sacaría el poder de un pueblo de renombre histórico. De Génesis 1 a Génesis 11, el relato bíblico generaliza a la humanidad en general. De Génesis 12 a Apocalipsis, la Biblia se enfoca en Israel. Pero ¿De dónde vino Israel/Jacob? Vino de un hombre de Ur de los caldeos de la región de Mesopotamia.  Vino de un idolatra de la luna llamado Abram.

 

Abram no tenía hijos, y tampoco tenía tierra: En Génesis 12:1-2 El Eterno le dijo a Abram: “Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.  Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición”. Dios escogió a Abram y a sus descendientes, y prometió que los bendeciría. Entonces, ¿Sería la bendición de Dios solamente para Abram y sus descendientes? ¿Y qué de las otras familias y naciones de la tierra? Génesis 12:3 Y bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré: y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. A través de Abraham y su familia, la bendición de Dios alcanzaría a todas las familias de la Tierra. Abram fue el idolatra de Ur de los caldeos, adorador de la luna y politeísta. Al ser llamado Dios lo despojó del Abram y le llamó "Abraham" el amigo obediente". 

 

Vino la promesa: Dios le prometió a Abraham que le daría “hijos, tierra y descendencia”.  Se requería de Abraham Fe para creer en esta promesa, ya que Abraham tenía más de 90 años y su mujer era estéril.   Abraham vivió en Canaán como extranjero, y como tal a un extranjero no se les permitía comprar tierra.  Pero Dios hizo un pacto eterno con Abraham en Génesis 17:7-8 Y estableceré mi pacto entre mí y ti, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo, para ser tu Dios, y el de tu descendencia después de ti.  Y te daré a ti, y a tu descendencia después de ti, la tierra en que moras, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos. 

 

En Génesis 22:18 de nuevo, Dios le confirma a Abraham que la bendición que le daría a él y a su familia redundaría en beneficio de toda la humanidad. En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste mi voz. A través de la simiente de Abraham serían benditas todas las naciones de la tierra.  Sin embargo, antes de bendecir a todos, tenía que formar esta nación para cumplir con Su propósito. 

 

Israel y las dos casas: Los herederos de la promesa. ¿Cómo podría Abraham conformar una nación si él y su mujer no tenían hijos salidos de la unión de ambos?   Abraham tenía 75 años cuando fue llamado a heredar.  A los cien 100 le nació el “Hijo de la promesa” Isaac.  Pero antes, de Isaac nació Ismael, Hijo entre Abraham y gar su esclava. Sara sugirió a Abraham tener un Hijo con su sierva, Agar.  Sara era propietaria de Agar. Así lo hicieron, y nació Ismael. Después de la muerte de Sara, Abraham tuvo en Génesis 25:1-2 a otra mujer llamada Cetura, y con ella tuvo a Zimram, a Jocsán, a Medán, a Madián, a Isbac y a Súa. 

 

Ismael y los hijos de Cetura fueron hijos de Abraham.  Pero no todos estos hijos de Abraham fueron herederos de la promesa: Tierra y descendencia.  Todos los hijos de Abraham recibieron herencia, pero la promesa sólo la heredó Isaac hijo legítimo de Sara y Abraham. Abraham dio todo cuanto tenía a Isaac y a los hijos de sus concubinas dio Abraham dones, y los envió lejos de Isaac su hijo, cuando aún él vivía, hacia el oriente, a la tierra oriental. Sólo Isaac quedó en Canaán, la Tierra de la promesa. 

 

Dios le confirmó la promesa: Cuando hubo hambre en la tierra, Isaac consideró marcharse en busca de alimento.  Pero Dios lo detuvo, y le dijo que permaneciera en Canaán.  Allí mismo le confirmó el Pacto que había hecho con Abraham. Leemos en Génesis  26:1-6  Y hubo hambre en la tierra, además de la primera hambre que hubo en los días de Abraham; y se fue Isaac a Abimelech rey de los filisteos, en Gerar. Y se le apareció Jehová, y le dijo: No desciendas a Egipto; habita en la tierra que yo te diré.  Habita en esta tierra, y seré contigo, y te bendeciré; porque a ti y a tu simiente daré todas estas tierras, y confirmaré el juramento que hice a Abraham tu padre.   Y multiplicaré tu simiente como las estrellas del cielo, y daré a tu simiente todas estas tierras; y todas las naciones de la tierra serán benditas en tu simiente,  por cuanto oyó Abraham mi voz, y guardó mi precepto, mis mandamientos, mis estatutos y mis leyes.  Habitó, pues, Isaac en Gerar. Dios confirmó a Isaac la promesa que le hizo a Abraham: La Tierra y Descendencia à Bendición a todas las naciones de la Tierra. 

 

Los Hijos de Isaac: Isaac tuvo dos hijos gemelos.  En términos humanos, la herencia y la primogenitura le hubieran tocado a Esaú, el gemelo que nació primero o fue hijo mayor.  Pero Dios tenía otros planes.   Desde que ambos estaban en el vientre de su madre, Dios determinó que el segundo sería el primero.  Dios sabía que Esaú iba a rechazar su primogenitura y a menospreciar el llamado especial que tenía su familia, mientras que Jacob lo anhelaba con toda su alma. 

 

Pablo enseñó en Romanos 9:6-16 Porque no todos los que son de Israel son israelitas;  ni por ser simiente de Abraham, son todos hijos; sino que: En Isaac te será llamada descendencia.  Esto es: No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios, sino los que son hijos de la promesa son contados por simiente.   Porque la palabra de la promesa es ésta: A este tiempo vendré, y Sara tendrá un hijo.   Y no sólo esto, sino también cuando Rebeca concibió de uno, de Isaac nuestro padre  (aunque aún no habían nacido sus hijos, ni habían hecho bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras de la ley sino por el que llama),   le fue dicho a ella: El mayor servirá al menor.  Como está escrito: A Jacob amé; más a Esaú aborrecí.   ¿Qué, pues, diremos? ¿Qué hay injusticia en Dios? ¡En ninguna manera!   Porque a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia; y me compadeceré del que yo me compadezca.  Así que no es del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.

 

Al bendecirlo, Isaac transfirió la promesa divina a Jacob (no a Esaú) Génesis 28:3-4 Y el Dios omnipotente te bendiga y te haga fructificar, y te multiplique, hasta venir a ser multitud de pueblos;   Y te dé la bendición de Abraham, y a tu simiente contigo, para que heredes la tierra de tus peregrinaciones, que Dios dio a Abraham. Dios se lo confirmó a Jacob en un sueño. Génesis 28:12-15  Y soñó, y he aquí una escalera que estaba apoyada en tierra, y su extremo tocaba en el cielo: y he aquí ángeles de Dios que subían y descendían por ella.   Y he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac: la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu simiente.   Y será tu simiente como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, y al oriente, y al norte, y al sur; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y en tu simiente.   Y he aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que vayas, y te volveré a esta tierra; porque no te dejaré hasta tanto que haya hecho lo que te he dicho.

 

Los Hijos de Jacob: Jacob tuvo 12 Hijos. ¿Quién de ellos heredó la promesa divina de “tierra y descendencia”?  Por primera vez, todos fueron incluidos en la promesa, Génesis 35:22-26. 

 

Israel y las dos casas: ¿Quiénes fueron herederos de la promesa que Dios hizo a Abraham de tierra y descendencia? No todos los hijos de Abraham…sólo Isaac. No todos los hijos de Isaac…sólo Jacob. Pero de todos los hijos de Jacob, los doce fueron incluidos. El pueblo de Israel lo conforman los descendientes de Jacob, también llamado Israel. 

 

“Israel” es el nuevo nombre que Dios designó a Jacob cuando éste estaba regresando a la Tierra Prometida, luego de 20 años de exilio. Génesis 35:9-15  Y se apareció otra vez Dios a Jacob, cuando se había vuelto de Padan-aram, y le bendijo.  (10)  Y le dijo Dios: Tu nombre es Jacob; no se llamará más tu nombre Jacob, sino Israel será tu nombre: y llamó su nombre Israel.   Y le dijo Dios: Yo soy Dios Omnipotente; crece y multiplícate; una nación y conjunto de naciones procederán de ti, y reyes saldrán de tus lomos. Y la tierra que yo he dado a Abraham y a Isaac, la daré a ti: y a tu simiente después de ti daré la tierra.   Y se fue de él Dios, del lugar donde con él había hablado.  Y Jacob erigió una columna en el lugar donde había hablado con él, una columna de piedra, y derramó sobre ella libación, y echó sobre ella aceite.  Y llamó Jacob el nombre de aquel lugar donde Dios había hablado con él, Betel.

 

En Betel, Dios le confirmó a Jacob la promesa que había hecho con su abuelo Abraham y su padre Isaac.  Jacob ya había recibido esta promesa 20 años antes, en ese mismo lugar (Génesis 28).  En ese entonces, Jacob estaba huyendo de su hermano Esaú, quien lo quería matar por haberse quedado con la bendición del primogénito.  Pero ahora que Jacob regresaba a la Tierra Prometida, junto con toda su familia, Dios se lo volvió a confirmar a él y a su descendencia.

 

Jacob recibió el nombre de “Israel”, y sus doce hijos fueron denominados a “los Hijos de Israel”.  Todos ellos serían parte de la promesa de “Tierra y descendencia”.

 

 Éstos fueron los hijos de Jacob (Israel) en el orden de su nacimiento:

1. Rubén: Es un nombre bíblico ya que fue el hijo de Jacob y Lía y dio nombre a la tribu de los rubenitas. Rubén proviene del hebreo 'ribal' y significa '¡mira, un hijo!'

2.Simeón: Es un nombre hebreo bíblico cuyo significado simbólico según la Biblia es "Dios ha oído". En la Biblia aparecen varios personajes con el nombre de Simeón pero probablemente el más famoso sea el segundo hijo del patriarca Jacob y su esposa Lía.

3. Leví: Leví o Levi es un nombre propio masculino en su variante en español. Procede delhebreo לוי y significa «el que une a los suyos». Una variante de este nombre esLevy tiene el mismo origen etimológico.

4. Judá: Es un nombre bíblico. Cuando Lía, la mujer de Jacob, dio a luz a su cuarto hijo,Judá, pronunció la frase "alabado sea Dios". Judá dio nombre a la tribu más poderosa del pueblo hebreo. En la Biblia aparecen más Judas, entre ellos Judas Iscariote, que traicionó a Jesús.

5. Dan: (hebreo: דָּן que significa «juzgar»), era el quinto hijo de Jacob y de Bilha, la criada de Raquel. El hermano menor era Neftalí. Dan era patriarca y ascendiente de la tribu de Dan en Egipto.

6. Neftalí:  (en hebreo: נַפְתָּלִי; " Mi lucha"), personaje bíblico. Fue, de acuerdo con el Génesis, el sexto hijo de Jacob, el patriarca de Israel, y Bilha, y fundador de una de las doce tribus de Israel. Su nombre hace referencia a la lucha entre Raquel y Lea por el favor de Jacob.

7. Gad: (del hebreo: גד ; "suerte") fue hijo de Jacob y Zilpa. El séptimo hijo de Jacob fue líder de una de las doce Tribus de Israel.

8. Aser: En hebreo, este nombre quiere decir felicidad, ya que Zilpa, al nacer Aser, gritó: "Feliz de mí; ahora todas me llamarán dichosa" (Génesis 30, 13:14).

9. Isacar: Fue Noveno hijo de Jacob y quinto de Lea. No se da ningún dato biográfico de él, excepto que tuvo cinco hijos, que vinieron a ser príncipes de la tribu.

10. Zabulón: E es un nombre propio masculino en su variante en español procedente del hebreo, derivado del hebreo "zabal", se traduce como "morada, casa, hogar".

11. José: Es un nombre masculino de origen hebreo. Deriva de yôsef (יוסף) «añada», del verbo lehosif (להוסיף) «añadir». La explicación del significado de este nombre que se halla en el libro del Génesis es la siguiente: Entonces se acordó Dios de Raquel.

12. Benjamín: Es un nombre propio masculino de origen hebreo en su variante en español. Proviene del hebreo בִּנְיָמִין (Binyāmîn), que quiere decir "hijo de la trigresa"; se refiere a la derecha como símbolo de fuerza o virtud. Según la Biblia es el hijo menor del patriarca Jacob y de Raquel.

 Por Dr. Rey Estrada. Rector de la Universidad Preterista 70 d.C.