· 

POR QUÉ LOS DONES DEL PRIMER SIGLO !SON IRREPETIBLES!

“No quiero hermanos, que ignoréis acerca de los dones espirituales” (1 Corintios 12:1)

 

¿Por qué hubo dones evidentes bajo un patrón instantáneo en algunas iglesias del Nuevo Testamento? Por qué fueron necesarios en el primer siglo?

En la Iglesia de los Corintios hubo:

A. Don de Palabra de sabiduría

B. Don de Palabra de conocimiento

C. Don de Fe

D. Don de Sanidades

E. Don de Milagros

F. Don de Profecías

G. Don de Discernimiento de espíritus

H. Don de Diversas clases de lenguas

I. Don de Interpretaciones de lenguas

 

Todas estas acciones involucraban una manifestación y/o revelación divina (1 Corintios 12:8-10). Eran manifestaciones del Espíritu y no eran el versus de la palabra verbalmente inspirada. La iglesia del primer siglo recibía la verdad a través de los dones entre el año 33 ½ que se dio la muerte, la sepultura, la resurrección, la ascensión de Jesucristo y el año 70 d.-C. que fue el cumplimiento de todas las profecías de Jesús dichas en el sermón del monte y enseñadas a la iglesia por los apóstoles escritores del N/T.

 

La iglesia del primer siglo tenía en su haber al Salvador, ya había venido en el cumplimiento o la plenitud de los tiempos (Gálatas 4:4,5) para salvar por gracia a los que estuvieron bajo la maldición de la ley de Gálatas 3:10,13. Como Iglesia ya había sido formada con los 120 discípulos de Jerusalén más los tres mil judíos piadosos convertidos por el mensaje de Pedro a la casa de Israel en el día de pentecostés y tenía su sede principal en la ciudad religiosa y orgullo del judaísmo del primer siglo.

 

Los nuevos judíos convertidos al cristianismo ya habían abandonado el templo y al judaísmo y por ende, habían entendido que tenía que dejar definitivamente el viejo pacto de obras de la ley y debían mantenerse en pie y en fe o firmes en la libertad que Cristo les había logrado (Gálatas 5:1) para no caer de la gracia para retornar al judaísmo. 

 

Los dones se manifestaban en la iglesia del primer siglo por la razón de que el Nuevo Testamento no había sido escrito todavía. No habían canon completo. Ellos caminaban en transición de lo parcial a lo pleno o a la llegada de lo perfecto (1 Corintios 13:8-13). Todos eran niños hablando como niños, pensando y juzgando como niños; pero tenían la esperanza del hombre maduro, del conocimiento del cara a cara para versen plenos en el varón perfecto.

 

La plena revelación de la verdad total, todavía no había sido entregada a la iglesia del primer siglo en forma escrita por los que la oyeron (Hebreos 2:3). Ellos estaban sumando esas verdades para lograr el canon completo del N/T. Ellos venían de gloria en gloria, de verdad en verdad, por eso, fueron a ellos otorgadas revelaciones transitorias pata su edificación presente en ese siglo. La función del Espíritu Santo eran recordarle a los apóstoles escritores del N/T todo lo relacionado con el Señor Jesucristo a fin de que lo enseñaran a las iglesias (Juan 14:6).

 

Durante el tiempo de transición y/o desarrollo del N/T los dones ejecutados servían de señales transitorias a través de las cuales, Dios daba testimonio de la autoridad y unción dada sólo a los apóstoles escritores. Ellos fueron transmitiendo esos dones por medio de la imposición de sus manos. Los dones les sirvieron de testimonio a las iglesias de que sus apóstoles si eran los ungidos, los señalados, los únicos y fuera de ellos no había nadie más reconocido.

 

Mientras se estaba escribiendo todo el Nuevo Testamento era necesario el uso de los dones en algunas iglesias que a su vez confirmaban la misión apostólica. La misión de los hombres dones de Efesios 4:11-15 era perfección a los santos de las iglesias del primer siglo para que en ese siglo fueran perfeccionados para la obra del ministerio, para que todos llegaran a la unidad de las creencias o de la fe y del conocimiento de Jesucristo, para que al alcanzar esa unidad de fe, vieran y se conocieran en el varón perfecto o pleno, pero estaban en transición hacia ese logro. A todos se les invito a seguir la verdad en amor, debido a que muchos niños en Cristo estaban fluctuando en su fe ante el desafío doctrinal de los gnósticos o maestros judaizantes de la época que estaban por toda Palestina enseñando para salvación la cátedra de Moisés (Hechos 15:1). Para que no fluctuaran era necesario la manifestaciones de los cinco ministerios de Efesios 4:11 como también los dones HASTA que llegara lo perfecto, que era el cierre o complemento del canon del Nuevo Testamento. Si no estaba lo perfecto o lo pleno le era necesario a los cinco ministerios hacer su trabajo en los santos del I Siglo. 

 

Esos dones no se debían ignorar durante esa transición de lo parcial a lo perfecto o pleno (1 Corintios 12:1-3), por eso, en el V:12 se les pedía a anhelar los dones espirituales para edificación de la iglesia. En 1 Corintios 13:1-3 Pablo enseño a los Corintios que los dones no demostraban en nadie su estado o alto nivel espiritual. No eran los dones una señal del vigor y fervor espiritual de la época. Ellos sólo fueron dados en la era de los niños en Cristo para la edificación de la fe a todo el cuerpo de Cristo, la Iglesia, por eso, Pablo en 1 Corintios 14 tuvo que poner el orden del asunto, debido al desorden de algunos corintianos que pretendían hacerle creer a los demás que sus dones eran la señal de la más alta espiritualidad personal. Pablo enseñó en 1 Corintios 13 que dones sin amor eran solo platillos de batería que resuenan y nada más. Los dones fueron la era de los niños en Cristo. El entretenimiento espiritual para niños en Cristo. Gente sin un alto grado de espiritualidad, por eso, Pablo en 1 Corintios 3:1 mientras estaba en dones, no pudo hablarles como a espirituales, pues, algunos dones estaban causando disensiones entre los niños en Cristo.  

 

La iglesia del primer siglo practicaba una gran cantidad de dones; pero a su vez carecía de frutos del Espíritu. Debido a esto Pablo les enseña que el amor jamás obra de manera fanática (1 Corintios 13:4-7) “no hace nada indebido”, no “busca lo suyo o los fines meramente personales”. El amor se ocupa del orden y de la decencia de las cosas. Los Dones estaban pronosticados a desaparecer: Pablo le enseñó a la iglesia del primer siglo que el AMOR nunca deja de ser. Esto era lo perfecto. Era a o que Pablo quería que la iglesia entendiera. Los dones dejan de ser para dar lugar al amor que nunca deja de ser. Algo que nunca deja de ser es inmutable y eterno. Los dones tuvieron en el primer siglo su tempo de ser. Pablo dice en 1 Corintios 13:8 que las profecías se acabarían, la ciencia como las lenguas cesarían. Pablo enseñó que mientras se estaba en dones, en parte se conocía y en parte se profetizaba. Cuando se llega a Plenitud, al entendimiento de que el canon del N/T ya esta todo cumplido y que nos encontramos en lo que nunca deja de ser, es allí donde entendemos que no necesitamos de profecías ni de lenguas o de mensajes de revelación parcial.

 

Estar bajo los dones era estar viendo por espejo oscuramente. En plenitud ya no se ve de esa manera, se ve toda la claridad o luz de todo el N/T cumplido incluyendo el libro de Apocalipsis que usted puede estudiar el módulo "Preterismo 1" aquí en nuestra Universidad. Pablo en 1 Corintios 13:8-12 hizo referencia a la iglesia del primer siglo acerca del carácter transitorio de los dones en la iglesia. El mensaje es claro: el amor perdura, los dones cesarán. Jamás el amor incondicional dejará de ser.

15. ¿Cuándo y por qué deberían desaparecer los dones de la iglesia del primer siglo?:  Pablo les enseño en 1 Corintios 13:9-12 que la ciencia y la profecía sólo eran formas imperfectas y parciales de Revelación transitoria. Pero el entendimiento de algo PERFECTO estaba por llegarles. Los dones eran asuntos parciales. El amor y el canon eran asuntos fijos, perfectos.

 

La palabra PERFECTO en el uso del N/T no siempre significa “Perfecto” idealmente. Aquí en 1 Corintios 13:10 como en 1 Corintios 14:20 se traduce con la palabra “Hombre” para significar de una manera explicita “Maduro” en contraste con lo “Infantil”. Los dones eran para infantiles. El amor incondicional, la plenitud, el canon cerrado y cumplido es para maduros. Un pleno siempre estará en contraste con un infantil. Alguien puede tener doctorados en teología moderna, en credos, en creencias, en cursos bíblicos y puede ser con tanta información un “Infantil” no un Pleno.

 

Toda la idea de Pablo para las iglesias del primer siglo era llevarlos de lo maduro a dejar lo infantil. El autor de hebreos en hebreos 6:1-3 enseño que se debería dejar los rudimentos para ir a la perfección, a lo superior que está por encima de lo inferior, por eso, cuando corría el año 67 d.C. de la carta todavía los creyentes hebreos al cierre del año 70 d.C. dónde todo se cumpliría para darle demostración a la plenitud o pasó a lo perfecto en el sentido que estamos hablando, ellos todavía eran niños, eran leche, después de tantos años de conocimientos y no habían llegado al estado de maestros que es el estado perfecto.

 

La revelación plenamente adulta y madura ya llegó. Nos encontramos en ella. Si usted estudiar Teología Plenitud y logra entenderlo, sabrá entonces que las lenguas, las interpretaciones, las profecías y las revelaciones parciales no caben en Plenitud espiritual, no entrar a este estado perfecto, no tienen su tiempo, no son de este siglo, no pertenecen a los maduros, porque todas esas “parcialidades” eran del primer siglo, el siglo del estado de infancia, estadio que Pablo profetizó que dejaría de ser.

 

Cuando toda la inspiración y revelación y escritura como canon se completó, la PLENITUD es la única TEOLOGÍA que nos queda, una Teología llena de comprensión de principios extraídos tanto del A/T como del NT para la vida práctica del Rey de Dios para Reinar en Vida y Libertad. 

 

La biblia que usted tiene en la mano, a pesar de tantas revisiones a través de los siglos, nada hay que quitarle, nada hay que añadirle. Todo está bien en ese libro. Es cuestión de entender no a los copistas sino a lo que dijeron Jesús y los apóstoles escritores del N/T y se cumplió dónde se cumplieron todas sus profecías. Al cumplirse ya no tenemos nada que ver con judaísmo ni cristianismo degradado. No somos judeo cristianos. Somos UNO en el mismo Dios que es Todo y en Todos (1 Corintios 15:28).

 

Ese canon de toda la biblia ya ha sido completado y es plenamente suficiente como Escritura y revelación para suplir todas nuestras necesidades espirituales y llenar todos nuestros vacíos doctrinales. Estamos en Plenitud. Nos encontramos en el estado perfecto. Estamos completos y nada nos falta. Pablo dijo que cuando lo que es suficiente viniera, lo inadecuado y lo parcial desaparecería. Las lenguas cesarán. El conocimiento se acabará, ¿Cuándo lo profetizó y se cumplió? En el momento en que el todo el Nuevo Testamento sería completado como canon espiritual. No hay más credo que el cumplimiento de todas las cosas.

 

¿Qué entendemos en Teología Plenitud? Que los Dones fueron útiles en  el primer siglo bajo la era de lo infantil, lo parcial, lo inferior. Esa utilidad parcial quedó circunscrita a un estado temporal. En Plenitud ya no hay necesidad de aferrarse a esos estados del primer siglo. Cuando un hombre es maduro o alcanza un estado perfecto (conocimiento) hace a un lado las cosas de niño, de lo parcial, de lo infantil, de lo inferior. Un Pleno no es un inferior.

 

Un pleno tiene en su entendimiento las Escrituras completas. Allí todo lo tiene cumplido, con razón, Pablo le dice a Timoteo en 2 Timoteo 2:7 “Considera lo que digo: Y el Señor te dé ENTENDIMIENTO en TODO” (Plenitud). Un maduro en estado de entendimiento, hace a un lado la etapa de las revelaciones, sueños, visiones, lenguas, interpretaciones y profecías que sólo son ante la PLENITUD un infantilismo, un estado inferior y entra en la práctica de los principios del Amor sin condiciones. Ya entró la dimensión espiritual de la plenitud y ahí en ese estado debemos estar, porque estamos en lo que nunca deja de ser. Nuestro entendimiento vino de lo que fue a lo que nunca deja de ser.  Teología Plenitud trata con el entendimiento. No cuestiona la salvación espiritual de ningún ser humano. Dios es todo y en todos.

 

En PLENITUD no hay un sistema continuo de lo parcial. Recibir las Escrituras como canon completo era o es colocarse “cara a cara” con Dios. Aunque la cesación ocurriría en el futuro de Pablo, se tornó asunto del pasado después que Juan escribiera en Apocalipsis 21:6 “Hecho está” donde en el V:5 afirma que las “Primeras cosas pasaron”. Dentro del HECHO ESTÁ los dones de 1 Corintios 12 ya cesaron. Los dones fueron para formar niños en Cristo. Todos los dones existieron en la infancia de la iglesia del primer siglo.

 

Si todavía se siguiera en lenguas, interpretación y profecías, se estaría regresando a lo infantil. Antes que la Escritura fuese terminada, la Iglesia del primer siglo se encontraba en posición de inferioridad con respecto a la verdad de lo perfecto, ellos estaban en la era del “Hasta que lleguemos”. Los entendidos hoy en día (nosotros los plenos) no tenemos por qué buscar regresar a la época anterior al año 70 d.C. en la cual la Biblia todavía no estaba completa y estaban en la era de lo parcial. No tenemos por qué desear la época del espejo oscuro, la era de los niños en Cristo, cuando hoy en día nos encontramos cara a cara con la verdad del canon cumplido de toda la Escritura.

 

Lo perfectamente revelado y cumplido ha hecho ya su aparición. Lo adulto está ya presente entre nosotros. Los dones de transición o del estado temporal han terminado. Hoy, nuestra tarea no consiste en esperar más profecías, sino en obedecer principios. Plenitud enseña principios. Plenitud es la cumbre suprema de la palabra espiritual perfecta. La Plenitud nos obliga a ser adultos en la forma de entender y de ser. Has sido llamado a ser adulto en el entendimiento. Todo está completo. Los Dones habrían de cesar cuando toda la Escritura quedara completa. No hay más profecía que añadir al canon de la biblia; porque todo HECHO ESTÁ (Apocalipsis 21:6).  Por Dr. Rey Estrada. Rector de la Universidad Preterista 70 d.C.