· 

ESPERARON EN SUS DÍAS A YESHUA EL CRISTO DE DIOS

Todos los apóstoles e iglesias del primer siglo estuvieron en sus días y antes de cerrarse aquella su generación a Yeshua el Cristo de Dios.

 

Hebreos 9:28 “así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.

 

Hebreos 10:36-38 “porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa. Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará. Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma. Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.

 

2 Tesalonicenses 1:10 “cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros)

 

1 Corintios 1:7 “de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo

 

Filipenses 3:20,21 “Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.

 

1 Corintios 7:29 “Pero esto digo, hermanos: que el tiempo es corto; resta, pues, que los que tienen esposa sean como si no la tuviesen

 

Filipenses 4:5 “Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca.

 

1 Tesalonicenses 5:23 “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

 

1 Corintios 5:5 “el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús.   

 

Apocalipsis 22:20 "El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven Señor Jesús".   Su ESPERANZA nunca de salió del primer siglo. Del cumplimiento de aquella ESPERANZA vino la GLORIA. No hay más CRISTO después del I Siglo que se deba esperar. Es un CRISTO cumplido en sus dos versiones o venidas.   Por Rey Estrada. Rector de la Universidad Preterista 70 d.C.