· 

LA HERMENÉUTICA ESPECIAL

La palabra "hermenéutica" viene del griego "Hermeneuo" que significa el estudio de los principios y métodos de la interpretación del texto de la Biblia. También se aplica al estudio de obras artísticas. En grecia  la hermenéutica está en relación con el dios griego Hermes que era el encargado en el Olimpo de llevar los mensajes secretos a sus destinatarios y una vez con ellos era el que debía descifrarlos.

 

Pablo en 2 Timoteo 2:15 anima Timoteo a hacer hermenéutica: "Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que…usa bien la palabra de verdad". El propósito de la hermenéutica bíblica es ayudarnos a saber cómo interpretar, entender y aplicar correctamente la Biblia.

 

¿Por qué a la biblia hay que hacerle una hermenéutica especial? Porque contiene muchas revela­ciones presentadas en la forma de tipos, símbolos, pará­bolas, alegorías, visiones y sueños. La biblia es un libro de texto divina­mente adaptado para enseñar, para censurar, para corre­gir y para instruir en justicia (2 Timoteo 3:16) . La hermenéutica especial trabaja con un exegeta especial ¿Cuál es? Es aquel que no hace acomodos, malabares, acrobacias, ni le da un doble sentido o un doble tiempo ni aun un doble significado a los tiempos, a la estructura gramatical, histórica, contextual de cómo está hecho un versiculo o dicho por el autor de la profecía, carta o evangelio. No elimina el hecho sobrenatural dónde está. 

 

Las Santas Escrituras son como épocas. Vemos en sus libros biografía, historia, ley, rituales, ceremonias, salmodias, dramas, pro­verbios, profecías, parabolas, lenguajes, ecatología, y epístolas. Algunos fueron. escritos por reyes, otros por pastores, profetas, apóstoles, Un escritor fue cobrador de impuestos, otro era fa­bricante de tiendas, otro médico. Vivieron y escribieron en varios períodos, algunos de ellos como los profetas separados por muchos siglos de los otros, como, también, estaban muy distantes entre sí sus sitios de residencia, tales como Arabia, Pales­tina, Babilonia, Persia, el Asia Menor, Grecia y Roma.

 

Al hacer hermenéutica especial el buen exegeta conoce la antigüedad, la civilización, las diferentes naciones e imperios. Conoce el nombre de un autor. Mediante sus declaraciones o alusiones, descubre, aproximadamente la época y circunstancias en que escri­bió. Precisa la audiencia y los destinatarios reales de la carta. El buen exegeta ve la distinción entre el pensamiento esencial de un escritor y la forma con qué está revestido. Descubre el espíritu del autor a quien quiere interpretar sea Daniel,s ea Juan en Apocalipsis, sea Yeshua en el sermón del monte. Descubre los ele­mentos de hipérbole oriental. 

 

La Hermenéutica Especial tiende a descubrir la diferencia entre los escritos y las composiciones humanas. El buen exegeta conoce  las proposiciones como el "Hasta", "No pasará esta generación hasta que todo esto acontezca" Mateo 24:34. 

 

La Biblia no es un oráculo de Delfos que busque turbar el corazón con declaraciones de doble sentido. Tomada en conjunto y permitiéndosele hablar por sí misma, se descubrirá que la Biblia es su mejor intérprete. por Dr. Rey Estrada. Rector de la Universidad Preterista 70 d.C.