· 

LOS DOCE DE JACOB/ISRAEL

Los hijos que tuvo Jacob/Israel:

1. Con Lea tuvo a Rubén, Simeón, Leví, Judá, isacar y Zabulón, y una hija, Dina;

2. Con la sierva de Raquel, Bilha tuvo dos Dan y Neftalí, 

3. Con la sierva de Lea, Zilpa, tuvo también otros dos hijos llamados Gad y Aser;

4. Con la mujer que amó Raquel tuvo sus dos últimos hijos, José y  Benjamín, éstos llegaron a ser sus favoritos.

 

Todos los hijos de Jacob nacieron en Padanaram, menos Benjamín, el menor que costó la vida a su madre y que nació en el camino de Efrata.

 

La tribu de Judá obtuvo el territorio de la parte occidental del Mar Muerto, teniendo al Mediodía los desiertos de Idumea.

La de Simeón o Simón, al Oeste de la de Judá y confinada al Sur con el desierto y a la parte Occidental con el Mediterráneo y los filisteos.

La de Benjamín tenía al sur la de Judá y por el Este lindaba con el Jordán y el Mar Muerto.

La de Dan se hallaba al norte de la de Simeón.

La de Efraím estaba al Norte de las de Dan y Benjamín, lindando al este con el Jordán.

La de Manasés, una parte estaba al Oriente del Jordán y la otra tenía el territorio a la parte del Norte de la de Efraím.

La de Isacar tenía al Oriente al Jordán, al Sur la segunda mitad de Manasés y por el oeste llegaba hasta el Mediterráneo.

La de Zabulón estaba situada al Norte de la de Isacar.

La de Aser tenía al Este las de Zabulón y Neftalí, al norte el Líbano y por el OesteFenicia y el Mediterráneo.

La de Neftalí estaba entre la de Aser y primera mitad de Manasés y tenía al Norte elLíbano y al Sur la de Zabulón.

La de Rubén y la de Gad estaban a la parte oriental del Mar Muerto y del Jordán.

     

Las doce tribus se agruparon en dos reinos: Judá e Israel.

Las tribus de Manasés y de Efraín descendían de los hijos de José. Las bendiciones que Jacob pronunció desde su lecho mortuorio para José se dirigían tanto a él como a estas dos tribus (Génesis 48:8-22)(49:22-26).

 

El nombre de José en el Salmo 80:2 designa poéticamente a las tribus de Manasés y de Efraín.

Estos doce hijos serían posteriormente reconocidos como los patriarcas de donde provienen las doce tribus de Israel entre las que Josué repartió la Tierra Prometida, la tierra de Canaán, Judea y hoy Israel tras el regreso de Egipto. De todas las tribus, la de Leví se dedicó al sacerdocio por mandamiento divino, por lo que no se le asignó tierra.

 

En cuanto a José, en el reparto de las doce tribus se le dio trato de tribu a los descendientes de sus hijos Efraín y Manasés, porque eran una tribu poderosa y podrían conquistar las tierras que les asignaba; es por esto por lo que a Efraín y a Manasés se les otorga tierras entre los doce y no se menciona a alguna tribu de José. No quiere esto decir que la parte de José fuese el doble que la de sus hermanos, porque siendo estrictos los lotes de tierras entregados eran muy desiguales en cuanto a su extensión geográfica, pero es indicativo de que se le concedía una importancia mayor que a los restantes hermanos.

 

Tras el cautiverio de Babilonia, que afectó solamente al reino de Israel, desaparecieron las diez tribus (en realidad nueve y media) que lo componían.

 

No es posible que el pueblo del reino de Israel fuese deportado en su totalidad: más bien habrían sido deportados los personajes representativos y sus familias, tal vez con algunos o muchos de sus servidores, pero la ausencia de dirección y jefatura llevaría a la desnaturalización de los israelitas que se quedaran, lo que habría dado lugar a que perdiesen su cultura y costumbres ancestrales, dejándose absorber por las de los pueblos paganos vecinos.

 

Aún hoy hay grupos de judíos que ¿"proclaman o dicen ser"? los descendientes de alguna de las tribus perdidas de Israel, como las comunidades de judíos de África y Asia.

 

Éstos son, entre otros: los Bene Israel, judíos de la India, que creen haber llegado allí después de la destrucción del primer templo; los judíos de Assam, que creen ser la tribu perdida de Manasés; los falashas de Etiopía, a quienes se ha reconocido como la tribu perdida de Dan; las sectas judaizantes de Japón, que no sólo creen ser la tribu perdida de Zabulón, sino que la familia imperial de Japón comparte ese linaje. Por Dr. Rey Estrada. Rector de la Universidad Preterista 70 d.C.